Capitulo 3: Alma encadenada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 3: Alma encadenada

Mensaje por Jinn de helios el Jue Ene 08, 2009 7:33 pm

ok, me tarde bastante, pero al fin tengo el tercer capitulo, y de ahora en adelante posteare mas seguido, venga, disfrutenlo.
capitulo 3: Alma encadenada
Karen estaba… no sorprendida por que ese chico que todos creían era raro, y que de hecho lo era mas de lo que parecía, no asustada por la demostración de poder que había realizado, ni mucho menos aliviada de que hubiera desaparecido al demonio, lo que le pasaba era que estaba furiosa por este simple hecho, ya que era una de las guerreras celestiales mas hábiles de toda la orden, un orgullo que bien podría ser roto con facilidad si alguien mas le arrebataba a su presa.
¿Quién demonios te crees que eres?-grito, bastante molesta
¿Eh?... ¡ah!... ¡rayos!, ¿era tuyo?, no me di cuenta de que alguien lo estaba combatiendo, era muy grande, ¿me entiendes?- dijo el chico con una cálida sonrisa.
¡¿estas loco?!, no puedes ir por ahí lanzando relámpagos a todo lo que parece demoniaco, ¿que tal si alguien te ve?- le grito, irritada por la calma con que tomaba un asunto tan serio.
Bueno, es un lote baldío, lejos de la carretera principal, a las tres de la tarde, sin ningún lugar de interés cercano para los estudiantes, lo único de lo que no me di cuenta es de que estabas aquí…era muy grande, no me dejo ver- respondió, aun con una sonrisa cálida que parecía marcada a fuego en su cara- ah, que descortés, me llamo Jinn. ¿Y tú?
La chica dudo un momento si revelarle su identidad, por alguna razón el nombre de ese chico se le hacia conocido, pero sus dudas desaparecieron cuando se dio cuenta de que no tenia que ocultarle nada, pues le había visto luchar con un demonio, y además de eso, no tenia nada que fuera secreto
Karen- dijo ella, mientras se acercaba a el.
Al principio se veía bastante normal para ella (bueno, lo mas normal que le puede parecer a alguien que vive matando demonios) pero a medida que se acercaba, el chico empezó a menguar peligrosamente su sonrisa.
Lo primero que Karen pensó es que a el le desagradaba su aspecto (ella era una chica linda, pero nunca trataba de hacérselo notar a la gente, por lo que la reacción de Jinn seria de lo mas extraña) pero luego…
Miro en sus ojos… y vio el infierno.
¡Corre!... ¡sálvate!... antes de que ya no pueda… ¡aaaaaaahhhhhh!- y no pudo, pero Karen no huyo, puesto que su trabajo era detener a los demonios, y si había uno dentro de ese chico, pues su deber era exterminarlo.
Jinn se empezó a poner pálido, del color de la ceniza, su cabello se volvió plateado, sus manos tenian garras afiladas, y de su espalda surgieron alas con el color de la noche, su sonrisa se torno entonces fría y despiadada, al incorporarse, la criatura podía pasar por un ángel… si no mirabas a sus refulgentes ojos, que parecían ventanas al averno.
Karen no se inmuto ante la transformación, pero sabia que esto no era de tomarse a la ligera, solo desenfundo su alabarda y dijo: mucho tiempo sin verte, Jinn.
El demonio Jinn la miro a los ojos, y rió de forma burlona, para luego decir- si claro, vaya que ha pasado tiempo
Hace 500 años que desapareciste, Jinn-siguió Karen-no pensé volverte a ver.
Fueron 520, pero quien los cuenta, Karen, o tal vez deba llamarte…-¡cállate! Tú no puedes decir ese nombre-le grito Karen.
El demonio volvió a lanzar una carcajada cruel, y luego dijo- ¡vamos! Todos los demonios saben tu nombre, pero o estan muertos o te temen, ya que después de decirlo… nunca lograste matarme.
Parece que te falla la memoria, Jinn, -y ahora Karen sonreía- tu tampoco me superaste jamás.
Mientras tanto, Keidis, que permanecía oculto en espera de la oportunidad de atacar, sentía también la tensión del combate, un ligero movimiento podría desencadenar el ataque de los contendientes, Keidis esperaría a que estuvieran agotados, y entonces atacaría, entonces solo faltaría uno para completar su objetivo.
Karen se lanzo contra Jinn a una velocidad cegadora, y justo cuando parecía que le golpearía, Jinn se defendió con una espada hecha de llamas que salían de su mano.
No tienes idea de lo divertido que ha resultado hasta ahora, tener posesión del cuerpo de este chico- dijo el demonio Jinn mientras las espadas de ambos lanzaban chispas por la fricción entre ellas- sobre todo cuando esa chica se interpuso en el camino.
Karen estaba mas furiosa que nunca, sabia de lo que hablaba- ¡tu fuiste el que mató a esa chica!
El demonio rio y dijo- claro que si, fue algo divertido, ver la reacción del chico cuando se encontró manchado en su sangre, pero apuesto a que fue aun mas divertido cuando no pudiste rastrear al causante.
Karen se lanzo hacia atrás y le dijo- pero eso me permite matar 2 pájaros de un tiro.
Keidis únicamente podía observar, quieto, casi sin moverse, un movimiento en falso, una palabra, una respiración agitada, un simple parpadeo seria suficiente para atraer su atención...
Jinn hizo surgir otra espada llameante de su mano, y ataco con arrolladora velocidad a Karen, pero ella le esquivo volando fuera del alcance de Jinn.
¡Cuchilla celestial!- Karen lanzó un rayo de luz que cortaba el aire desde su alabarda, y estuvo a punto de golpear a Jinn.
¡Siete sellos infernales!- del suelo salieron disparadas varias columnas de fuego hacia Karen, quien se cubrió detrás de su alabarda.
El momento fue de unos cuantos segundos, pero Keidis supo que era su oportunidad de atacar, con la rapidez de un rayo, lanzo 2 cuchillas de su escondite… pero ambos las bloquearon casi sin moverse.
¡Jajajaja! ¡¿Has visto eso?! No puedo creer algún iluso pensó que funcionaria- dijo el demonio Jinn, con una sonrisa burlona.
¡Oye! ¡Si tienes la urgencia de morir, muéstrate y espera tu turno!- le grito Karen, indicándole a Keidis a salir, quien, sabiéndose descubierto, no hizo mas que bajar de entre los arbustos en los que se escondía.
¡Y ahora quien demonios eres!- le cuestiono Karen, a lo que el contesto- yo he venido a acabar con ustedes, soy el demonio cazador, Corbek Keidis.
Claro que el impacto en sus oponentes no era el que esperaba, aunque todos los demonios le conocían en el infierno, estos dos no parecían conocer la información de 500 años, ya que Jinn solamente rio (mas que de costumbre), y Karen le soltó un “no te conozco”
Y bueno, uno mas, uno menos para matar, que mas da- dijo Jinn, pero Karen le dijo- oye, yo no voy a pelear con principiantes, y además… ¡un momento, yo no tengo que discutir esto contigo!
¡Destello de plata!- Keidis ataco a ambos, pero su ataque no los golpeo ya que podían volar.
Claro, puede tratar de pelear, pero si no tiene alas, no puede ganar- dijo Karen riendo, pero en ese momento, Keidis desapareció y reapareció frente a Jinn dándole una patada en la cara, y luego golpeo a Karen.
¡No se vale! ¡Te teletransportas! ¡¿Qué no hay honor entre demonios?!- Karen se levanto y le dijo- no te quejes, todos los de tu especie pelean asi.
¿Ah si? Pues… pues si XD- le contesto Jinn, quien con velocidad, voló detrás de Keidis y le dio un puñetazo en la cara mientras se volteaba
¡Tienes razón!- río Jinn.
Keidis volvió a desaparecer y trato de golpear a Karen, pero ella le repelió con una patada justo cuando el aparecía por su derecha, Keidis se levanto, limpió la sangre de su mejilla y se dio cuenta del porque estos dos habían liquidado a los demonios que les envío con tanta facilidad.
¿Cómo… como es que repeliste mi ataque?- le cuestiono Keidis a Karen- eres bueno, pero tu técnica genera corrientes de aire que se pueden leer con facilidad.
Keidis sonrió y dijo- esto va a ser mucho más interesante de lo que creí.
La pelea se prolongó por varias horas sin que nadie pudiera vencer al otro, al final, los tres oponentes, golpeados y cansados, no pudieron seguir.
¡Rayos!- maldijo Keidis- ya nos veremos de nuevo- y desapareció, claro que ninguno de los otros dos tenia energía para rastrearlo.
¡Jajajaja! Fue muy emocionante, pero ya tengo que irme… oh y no lo olvides, para deshacerte de mí, tienes que matar al chico. Adiós.
Y entonces Jinn volvió a ser el mismo chico que Karen conocía, pero esta vez, no reía.
A juzgar por como se ve este lugar… bueno, supongo que traté de matarte, ¿no es asi?
El lote baldío estaba completamente destruido, era increíble que nadie se hubiera dado cuenta de la pelea, Jinn continuo.
Hay un demonio en mí, tú eres un ángel, asi que si vas a proteger a la gente, y a este mundo… ¡mátame y libéralos de esta maldición!
Karen no dijo nada, solo apuntó su alabarda hacia el, después la envaino y volvió a su forma humana. Jinn estaba realmente desconcertado.
No puedo matar a alguien que es inocente, encontraremos la forma de sacarlo de ti.
Jinn sonrió de nuevo y dijo- oh rayos, ¿tienes la tarea de matemáticas? Salí muy rápido.- ella le dijo- supongo que ambos vamos a sacar 5.


Última edición por Admin el Vie Ene 09, 2009 12:46 pm, editado 1 vez (Razón : color dificil de leer)
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.