Capitulo 18: Infierno Helado (parte 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 18: Infierno Helado (parte 2)

Mensaje por Jinn de helios el Jue Mar 19, 2009 9:17 pm

Para sus compañeros era un demonio más, pero para el, era una sombra en su pasado…
A pesar de la corta edad que tenía en ese momento, lo recordaba a la perfección, como si hubiera sido ayer…
La sangre que lo cubría todo…
Dos cuerpos inertes en un lado de la habitación…
El llanto de un niño…
Esos ojos llameantes, pero que lanzaban una fría mirada…
Y una voz en su cabeza que susurraba el nombre del culpable…
Marcus.
La sorpresa de Jinn se vio remplazada por una furia indescriptible, ante el estaba el demonio que había matado a sus padres, que lo había condenado a una vida de soledad, su gélida mirada manifestada a través de las llamas en los ojos del demonio guardián, su cabello caía sobre sus hombros en un tono azul plateado, con una armadura del mismo color más oscuro y una capa blanca como la nieve, la belleza fría del demonio era sobrecogedora y amenazante, y el viento helado transmitía la oscuridad de su alma.
-Tú… tú eres…- Jinn no podía controlarse, las dudas que lo habían asaltado durante el trayecto hacia aquí se habían disipado en una nube de sentimientos encontrados, donde el odio dominaba sobre los demás, el ojo derecho de Jinn brilló con más intensidad, alimentando la esencia del demonio.
Marcus observó a Jinn fijamente, dándole a entender que no lo había olvidado, que recordaba a aquel niño que se había encontrado al cumplir el encargo que le habían mandado a hacer.
Karen intuyó quien era el demonio, al recordar la historia que Jinn le había contado al indagar sobre su pasado, y se lo comunicó a Arnes y a Keidis para sacarlos de dudas, y Jinn no solo tenía el odio contra el, sino también preguntas, preguntas que el mismo se había hecho, que nunca pensó que iba a formular a la criatura que le había causado tanto daño.
Sin embargo, Marcus fue quien habló primero, mostrando una voz carente de todo sentimiento-¿Cuál es tu nombre?-
El chico no estaba preparado para una pregunta así, pero de todas maneras se acercó al demonio y le contestó, con un tono repleto de rencor- Jinn.-
Marcus miró a los ojos de Jinn, viendo dos miradas distintas, de dos almas muy diferentes- ese no era tu nombre cuando te vi por primera vez…
-Eso ya no importa-contestó amargamente-quedó en el pasado… por tu causa.-
-Hice lo que debía hacer… tu no lo entenderías-dijo fríamente.
-Lo que te ordenaron hacer…-
-No sabes las circunstancias de todo esto-
-Entonces explícate…-le exigió Jinn, con furia en los ojos, si bien de orígenes distintos-¿Por qué mataste a mis padres? ¿Cuáles son las famosas circunstancias en las que decidiste que dejar a un niño huérfano era algo que te beneficiaría?-
-Primero…-dijo Marcus, mientras se quitaba la capa y la dejaba irse con el viento-quiero saber que es lo que te ha permitido llegar hasta aquí…-
Jinn no agregó nada más, usó su poder para invocar sus espadas de fuego, pensando que le daría ventaja sobre el demonio que al parecer estaba desarmado, pero solo en apariencia, ya que, de una manera muy parecida a la de Jinn, el materializó dos espadas, pero hechas de hielo, y ambos comenzaron a luchar a muy corta distancia con sus respectivas armas.
Jinn combatía con fiereza, pero el demonio parecía inmune a sus esfuerzos, manteniendo su gélida expresión al pelear.
Luego de un rato, Marcus tuvo la oportunidad de atacar a Jinn con una patada, y lo hizo retroceder varios metros, este se levantó y volvió al ataque, dándole una patada en la cara al demonio, y volviendo a enfrascarse en el duelo de espadas.
Un rato después, Jinn retrocedió para atacar al demonio desde más lejos con una de sus mejores técnicas, levantando las manos al cielo para preparar su ataque, pero la sorpresa se apoderó de el cuando Marcus retrocedió y adoptó la misma posición que Jinn…
Sin embargo, Jinn no se amedrentó, y en el momento justo, ambos se prepararon a atacar…
-¡Llamas de Fénix!-
-¡Espectro Invernal!-
De las manos de Marcus salió un gélido viento que chocó con las llamas de Jinn, y todo se empezó a llenar de un vapor frio, que se disipó cuando los contendientes volvieron a abstraerse en un combate con espadas, los demás estaban sorprendidos por la rapidez con la que todo se estaba desarrollando.
Jinn volvió a retroceder para disparar desde más lejos al demonio.
-¡Fuego Celeste!
Las columnas de fuego cayeron sobre Marcus liberando todo su poder, o por lo menos eso parecía, ya que este apareció unos metros detrás de Jinn.
-¡Martillo de Hielo!-
Del techo de la cueva se formaron gigantescas columnas de hielo, que por poco aplastan a Jinn, sencillamente no entendía como es que el demonio atacaba con el mismo patrón que el, copiaba sus técnicas a su propio estilo, y evadía sus ataques sin problema alguno.
Pelear contra un oponente que tenía las mismas habilidades que uno era ya un problema, pero Jinn tenía sensaciones que lo incomodaban de manera que el combate no era lo único tomando algo de su atención, Marcus se dio cuenta de esto y retrocedió al mismo que Jinn para hacer un pequeño alto en el combate. A pesar de que habían hecho uso de las mismas técnicas y combatido de la misma manera, Jinn respiraba agitadamente, agotado por el esfuerzo de forzar la energía del demonio sin perder el control de este, pero Marcus no se veía ni un poco cansado, sus ojos reflejaban una fría alma, contrastante con el infierno que todos los demonios tenían, antes de proseguir, Jinn tenía más preguntas para el demonio guardián.
-¿Cómo es que estás copiando mis técnicas?- suspiró Jinn-¿O es que las tuyas no son lo suficientemente buenas?-
-Yo no las estoy copiando-contestó tranquilamente Marcus-siempre han sido mías…-
Ahora Jinn se estaba confundiendo, “¿siempre suyas? ¿De que está hablando?” Marcus actuaba con toda naturalidad, aunque no lo conocía, tenía la certeza de que el demonio no mentía, era algo difícil de explicar, y sin embargo, demasiado simple…
-No lo comprendo…-susurró Jinn, expectante.
-Entonces no estás listo para la verdad…-
-¿De que verdad estás hablando?- La mente de Jinn estaba en conflicto con lo que decía el demonio, ¿estaba tratando de confundirlo? ¿O acaso sabía algo que el no?, creerle a aquel monstruo que lo había atormentado en sus sueños todas las noches salía de la idea que tenia de enfrentarse a el, pero aún así, otra parte de su ser tenía la necesidad de creer las palabras de Marcus.
-No hay tal verdad-resolvió Jinn-no más de la que ya conozco…-
-Pero la hay, Y es esa la que aceptarías si tuvieras el valor suficiente para entenderla…-Jinn lo sabía, en la mirada fría de Marcus había algo que le había sido ocultado tal vez por una persona, o por el destino mismo, sin embargo, sus sentimientos aún no aceptaban algo así.
-¿Por qué mataste a mis padres?- la pregunta salió de sus labios como una llamarada-¿con que propósito?
La respuesta de Marcus no se hizo esperar, pero cuando llegó, no era en absoluto lo que el chico esperaba…
-Proteger…-
-¿Proteger que?-la rabia de Jinn aumentaba conforme Marcus respondía a las preguntas de manera criptica, pero en lugar de dar respuesta a esta pregunta, el demonio volvió al ataque, tomando por sorpresa a Jinn, quien no logró hacer nada para defenderse cuando el demonio soltaba su espada y lo golpeaba fuertemente en la cara.
Al chico esta acción si lo dejó atónito, y mientras se levantaba del suelo, solo se le ocurrió decir una cosa…
-¿Qué fue eso? Tuviste la oportunidad de matarme y no lo hiciste…-pero el demonio hizo algo aún más extraño, tomando las espadas de fuego de Jinn, lanzándolas para que el chico las tomara y dándole la espalda para tomar sus propias armas.
-Tú mismo acabas de tener la oportunidad, pero tampoco me mataste…-
-Eso es diferente, tú dices saber la verdad, quiero que me la digas- pero Marcus siguió hablando con frio ritmo, como si hubiera planeado todos los acontecimientos del momento.
-La verdadera razón por la que no me mataste, es la misma por la que yo no traté de hacerlo-
-¿Y cual es? ¿Qué demonios me estás ocultando?-el brillo demoniaco en su ojo derecho se intensificó, como inquiriendo la respuesta, pero Marcus no tenía la menor intención de revelarle la verdad. Al menos no por ahora…
-Tendrás que demostrarme que eres digno de saber la verdad, así que basta de practicas-fue entonces cuando el terror hizo presencia en el lugar, invadiendo los corazones de los chicos, mientras el aire en la cueva se volvía más y más frio.
La energía de Marcus se estaba incrementando…
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.