Capitulo 19: Réquiem de Venganza (parte 1 y nota por escribir demasiado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 19: Réquiem de Venganza (parte 1 y nota por escribir demasiado)

Mensaje por Jinn de helios el Jue Mar 19, 2009 9:20 pm

Todos estaban siendo testigos de cómo el poder del demonio Marcus se incrementaba sin que este hiciera el menor esfuerzo, los escalofríos a causa de la baja temperatura se hicieron presentes en Jinn, pero no podía darse el lujo de distraerse por el frio, sabía que esta parte de la pelea sería la más difícil, y que vencerlo le acercaría a una verdad en la que dudaba de todo lo que sabía de su vida.
Marcus se puso en guardia una voz que alcanzó la máxima expresión de su poder, Jinn también se preparó para comenzar el combate, Marcus se lanzó rápidamente contra Jinn, pero el estaba listo para recibir su técnica, sin embargo, el demonio consiguió atacar con su otro brazo y hacer un rasguño en el brazo de Jinn.
Este retrocedió un poco y vio como la sangre manante de la herida se convertía en hielo de brillante color carmín, el chico incrementó su propia energía, sabía que si el hielo llegaba a su torrente sanguíneo, enfrentaría muchos problemas, y aunque su frio rostro no lo demostró, Marcus sintió un dejo de admiración por Jinn al haber descubierto su estrategia de combate con tal velocidad.
Pero la pelea estaba lejos de terminar, y ambos oponentes lanzaban ataques calculados fríamente, cada uno se movía como en una partida de ajedrez, cuando uno se movía de algún modo, el otro lo contrarrestaba con habilidad y usaba el momento para regresar a atacar, además, Jinn aún estaba desconcertado por como es que Marcus usaba sus mismos poderes…
Pero el giro en la pelea no tardó en aparecer, ya que los ataques que para Jinn significaban un gran esfuerzo, el frio Marcus los realizaba casi sin gastar energía, por lo tanto, en poco tiempo Jinn comenzó a volverse más lento al atacar, y Marcus tomó la ventaja.
Después de un momento, Jinn fue repelido hacia una de las columnas de hielo formadas por uno de los anteriores ataque de Marcus, esta se derrumbó sobre el chico, quien salió de entre lo escombros exhausto y abatido, pero aún vivo, era obvio que la pelea se le estaba complicando, pues estaba repleto de rasguños de la espada de Marcus, ya el simple hecho de mantener elevada la temperatura de su cuerpo para que su sangre no se congelara había tomado ya mucha de su energía…
Para colmo, Jinn había soltado sus espadas, pero nuevamente Marcus las puso a su alcance, lo cual tenía confundidos a los chicos y más en específico a Jinn.
-¿Por que no me atacas cuando tienes oportunidad?-
-Por que no es así como deben ser las cosas…-Para Marcus todo estaba claro en cuanto a como continuar el combate, pero por lo visto tenía la urgencia de que Jinn comprendiera algo que cambiaría lo que sabía de si mismo, así que se decidió por utilizar su más poderosa técnica…
-Prepárate- La voz gélida de Marcus lanzaba las palabras como una nevada de una noche tranquila-Por que no voy a contenerme…
Marcus adoptó la misma posición del ataque de Jinn, pero esta vez tenía el la palma de una mano sobre el dorso de la otra, ambas apuntando al techo de la cueva, sus ojos brillaron como la luz de una fogata vista a través de un bloque de hielo, Jinn no tenía la energía para esquivarlo, por lo que su única esperanza era que el ataque pudiera ser repelido por sus espadas, y si era su más fuerte técnica, no podía permitirse un golpe directo…
-¡Sepulcro Invernal!- aunque los compañeros de Jinn estaban a una distancia prudencial para no interferir en el combate, pudieron sentir la increíble energía de Marcus en la helada atmosfera generada de la inmensa ola de energía gélida dirigiéndose hacia Jinn, este tomó fuertemente la empuñadura de las espadas con las que planeaba bloquear el ataque, pero no estaba preparado para el impacto que generó el ataque, sus pies estaban resbalando en el suelo congelado, y la fuerza de la energía lo repelió contra el muro helado de la cueva.
Jinn trató de recuperar el aliento que el golpe le había quitado, se levantó con trabajos del suelo y miró a Marcus, aún luchando por mantener al demonio bajo control, por lo menos el guardián de la puerta al fin se veía un poco agitado, pero a este ritmo, no podría derrotarlo jamás.
Sin embargo, aunque hubiera tenido la oportunidad de acabarlo, Jinn no lo habría hecho, puesto que en su mente corría la certeza de que el demonio conocía algo de su pasado, el odio hacia el creció hasta que ya no pudo soportarlo más, y sin pensarlo dos veces atacó al demonio lanzando un grito salvaje, sin embargo, lo precipitado del ataque le permitió a Marcus repeler al chico y atacar sin ningún problema al chico, quien cayó apoyado en sus manos al recibir el golpe en el estomago de parte del guardián.
-Me equivoqué contigo-susurró Marcus, mirando fríamente a Jinn, quien se debatía por recuperar el aliento, con la rabia arraigada contra el demonio-No tienes la capacidad para vencerme…-
Jinn no podía soportarlo, primero le ocultaba la verdad, luego despreciaba su poder, llegó a pensar que el poder del demonio Jinn era lo que requería para cumplir con una venganza nacida del resentimiento y la tragedia hace ya mucho tiempo…
-¿Por qué?-su voz desbordaba la ira acumulada contra el demonio-¿Por qué es que crees que no puedo vencerte?
-La razón es obvia-contestó Marcus, tomando su espada del suelo-has dejado que la venganza nuble tu juicio…
Marcus levantó su espada con ambas manos por encima de su cabeza, con la intención de descargar el golpe final sobre un muy abatido Jinn, quien pensaba varias cosas en fracciones de segundo, lo que tal vez debió haber hecho, lo que nunca sabría, todo eso se perdería en un momento…
Y entonces escuchó una voz…
“¿Es así como todo termina?”
No era la voz del demonio Jinn, era una voz cristalina, pura, familiar…
Entonces se encontró con la persona dueña de esa voz…
-¿Lila?-no estuvo seguro de haber pronunciado su nombre, como no estaba seguro de haber ido al infierno, ni siquiera seguro de si ella en realidad había muerto…
Pero, ¿como podía estar seguro?, ya que después de todo, allí estaban, en el mismo bosque junto al parque en el que ella había muerto, ataviada con un vestido blanco, su largo cabello rubio caía sobre su espalda, mirando a Jinn con esos bellos ojos azules…
-¿Es así como dejarás que termine?-repitió Lila, mirando los ojos de Jinn, este lo notó y cubrió su ojo derecho con su mano, sintiéndose avergonzado de verla con la mirada del monstruo que la había matado, pero ella la tomó con la suya, y sostuvo su mirada, buscando una respuesta.
-¿Es que acaso no recuerdas lo que tienes que proteger?-
-¿Cómo podría hacerlo? No puedo ganarle al asesino de mis padres, no puedo vengarlos… y tampoco a ti…-ella lo miró con ojos tristes, pero comprensivos, aún así, ella contestó con una voz inquebrantable.
-No es de eso de lo que se trata, Jinn…-
Incluso hablando con ella, Jinn se sentía desesperado de que todo el mundo le hablara con acertijos, sin respuestas claras, ¿de que se trataba entonces?, y como si hubiera leído su mente, ella llevó su mano al rostro de Jinn, lo que devolvió el calor a su cuerpo.
-Lo que sucede es has olvidado lo que de verdad importa…-
-¡Pero que es! ¿¡Que puede ser más importante que hacer pagar a los que han hecho daño a las demás personas!?-la reacción de Lila consternó a Jinn, arrepintiéndose de haber pronunciado esas palabras, puesto que justo al decirlas, ella había comenzado a llorar…
Incluso con el llanto, ella respondió con la misma voz calmada y cristalina, aunque a Jinn le hizo un hueco en el alma-Lo más importante no es la venganza, Jinn… lo que has olvidado es que todos tenemos algo que proteger…-
“Proteger”. La misma palabra que había usado Marcus cobraba sentido ahora, lo había tenido frente a el todo este tiempo, y no se había dado cuenta, sin abrir la boca, Jinn le dijo a Lila que ahora lo sabía, que ahora entendía que no iba a ganar peleando por venganza, sino, por justicia…
-No quiero irme…-
Lila sonrió, aún con lágrimas en los ojos-No puedes quedarte… Mi tiempo ya ha pasado… pero tú tienes un deber que cumplir… adiós, Jinn…
Jinn tuvo segundos para darse cuenta de que había regresado a la cueva en el infierno, y de que la espada de Marcus bajaba a toda velocidad sobre el, pero lo logró, rodando hacia un lado, levantándose velozmente mientras el arma chocaba contra el suelo, y regresando a darle un fuerte puñetazo en la cara al demonio, quien salió despedido contra la puerta infernal.
Marcus se levantó sin signos de sorpresa en lo absoluto, pero en Arnes hubo una media sonrisa, en Karen un grito de apoyo, y en Keidis la sugerencia de eliminar al demonio de una buena vez.
Sin embargo, el festejo en sus amigos se desvaneció cuando Jinn volteó a verlos y se derrumbó sobre sus rodillas, no era para menos, esta vez, ambos ojos del chico eran rojos y llameantes, y su piel se estaba volviendo pálida como la ceniza, para Karen solo había una explicación…
“El sello se rompió, ¿Qué haremos ahora?”
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.