Capitulo 19: Réquiem de Venganza (parte 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 19: Réquiem de Venganza (parte 2)

Mensaje por Jinn de helios el Jue Mar 19, 2009 9:21 pm

Lo que le preocupaba era obvio, el demonio había tenido tiempo para fortalecerse durante su encierro, y ellos no estaban exactamente en su mejor forma, incluso Marcus podría tener problemas para detener la furia del demonio…
Y ahora tenían al demonio Jinn frente a ellos…
-No se distraigan-advirtió Karen-Mantengámonos juntos y no tendremos que…-
-No será necesario-todos voltearon pasmados a quien había pronunciado esas palabras, sin poder creerlo un segundo…
El demonio Jinn les estaba sonriendo, pero no con crueldad, sino con calidez, en sus ojos se reflejaban llamas inexplicablemente distintas a las de los demás demonios… por increíble que pareciera, era el otro Jinn el que les hablaba desde el cuerpo del demonio…
-Ahora si…-dijo Jinn-ya terminamos con el calentamiento…-
Para Marcus, la frase era de un significado totalmente distinto-Te he subestimado, chico, no creí que tuvieras esa capacidad, pero me alegro de haberme equivocado…-
-¿Cómo es que te alegra?-le espetó Jinn, con una nueva visión-no creo que nos conozcamos tan bien…
-Nos conocemos mejor de lo que piensas…
Jinn esta vez no sintió desesperación en lo absoluto, pues Lila le había revelado que ese sentimiento despertaba la ira, que alimentaba el poder de su oponente y debilitaba el suyo, así que esperó un momento por si Marcus tenía algo que agregar, y luego formuló su pregunta, convencido de que obtendría la respuesta que necesitaba.
-¿Cuál es tu razón? ¿Qué es lo que proteges?-
El rostro de Marcus no cambió en lo absoluto, pero era obvio que estaba inexplicablemente complacido de que Jinn al fin supiera la verdadera razón del combate, por qué ninguno de los dos había peleado a muerte hasta ahora, había llegado el momento de revelarle la verdad…
-Tienes que saber algo primero… esas personas… no eran tus padres…
Ahora Jinn estuvo a punto de quedar en shock, y de hecho por un momento dudó de si el demonio trataba de hacer que perdiera el control para ganar ventaja en combate, pero por amargo que le pareciera, en los ojos de Marcus podía detectar que este hablaba con toda sinceridad, esperando a revelar ese secreto tal vez durante años…
-¿Quiénes eran entonces…?-la voz de Jinn era poco más que un susurro-¿Por qué me criaron ellos?
Marcus no reaccionó en lo absoluto, contestó a la pregunta con su habitual frialdad-Tu madre era una pintora de la misma ciudad donde vivías, pero falleció en el momento en que tu naciste, así que la doctora encargada de atenderla se decidió por adoptarte junto con su esposo, ya que tu padre no podía reclamarte, y no tenías ninguna familia cercana…-
-¿Dónde estaba mi padre?-preguntó Jinn, que sin darse cuenta, había tomado el crucifijo que colgaba de su cuello con su mano, a pesar de que este humeaba al contacto con su piel, todos estaban expectantes ante la pregunta, cuya respuesta parecía tardar siglos en revelarse, todos miraban el frio rostro de Marcus, aguardando a que decidiera contestar, y finalmente, habló…
-Tu verdadero padre…-dijo Marcus, acercándose a Jinn-…soy yo.
Jinn se quedó helado, de las miles de palabras que pudo haber pronunciado Marcus, esas eran las que menos hubiera esperado oír, no lo podía creer, toda su vida había odiado al demonio que destruyó a su familia, cuando la verdad era que lo único que quedaba de su verdadera familia era esa misma criatura…
-No… no es posible…-
-Esa es la verdad, Jinn, la única que hay-Por una vez, el frio rostro de Marcus se había suavizado, dejando ver su alma tal y como era…-Por eso tus técnicas son iguales a las mías, lo traes en la sangre, a pesar de que ese otro demonio usurpador esté dentro de ti y las haya contaminado con su energía, aunque en esencia es lo mismo… bueno, es una lastima que no siguieras el estilo familiar…
-Entonces, ¿Por qué no me criaste tú? ¿Por qué no me llevaste contigo cuando murió mi madre…?
La pregunta tuvo un efecto doble en Marcus, por un lado, le divirtió que por lo menos, la sangre de demonio predominaba en el, y por otro lado, le entristecía saber por todo lo que había pasado, lo que había sufrido sin que su verdadero padre estuviera allí.
-Los demonios tenemos prohibido todo contacto sentimental con los humanos, si hubieran sabido que tuve un hijo… te habrían asesinado…-
Por supuesto eso le respondía a Jinn la cuestión del abandono de su padre, pero aún no llegaban al núcleo del problema: la razón del odio de Jinn hacia su propio padre…
-Aún hay algo que no comprendo…-dijo Jinn, recuperándose de la impresión al ser revelada la identidad de Marcus-Si tu no podías criarme, ¿Por qué tuviste que matar a… mis padres adoptivos?
Marcus cerró los ojos, ya sabiendo que Jinn le haría tal pregunta-Tenías razón en cierta forma, hice lo que Lucifer me ordenó hacer, pero no ciegamente…-
-¿Entonces por que lo hiciste?-preguntó de nuevo Jinn.
-Durante un tiempo después que tu madre falleció, mi único escape del dolor de su muerte era verte a ti crecer, mirando sin que las personas que te acogieron se dieran cuenta-su voz tomó de repente un inesperado tono melancólico-Sin embargo, un demonio había estado siguiéndome, y le dijo de mis visitas a Lucifer, quien sospechó acerca de la verdad, aunque yo le dije que todo era mentira… de todas maneras, y solo para estar seguro, me dijo que si no me importaba tu seguridad, o lo que pudiera suceder contigo, debía matar a quienes te protegían… tuve que hacerlo, sino Lucifer hubiera sabido que eras mi hijo y…-
Marcus no necesitaba decir nada más, porque sabía que Jinn había comprendido el por que de sus acciones…
-Padre…-Jinn no iba a acostumbrarse pronto a eso-tengo que decirte esto… creemos que Lucifer está planeando algo que podría destruir el equilibrio, y poner en peligro el mundo como lo conocemos, así que necesitamos que nos dejes pasar para descubrir su plan usando el Ojo de Infierno.
-Eso es un gran inconveniente…-respondió Marcus, retomando su frio perfil-por que yo no puedo dejarlos pasar…-
De todas las sorpresas que el destino había preparado para Jinn, esta era la más impactante…
-¿De que estás hablando? ¡Es el equilibrio del mundo lo que está en juego! ¿No lo comprendes?-
-Si los dejo pasar tan fácilmente, de igual forma estoy atentando contra el equilibrio-la mirada inquisitiva de Jinn le hizo saber que no entendía de lo que hablaba-según las antiguas restricciones, las puertas infernales no darán paso a nadie, si su guardián no ha sido derrotado en combate…-
-¡No pelearé contra mi padre!-
-¡Entonces pelea con el que asesinó a aquellas personas que te acogieron en sus brazos!-le exigió Marcus, pero Jinn no creía necesario el combate contra el demonio.
-¡Eres lo único que hay de mi pasado! ¡¿Qué haré si tú mueres?!-
-Lo mismo que has hecho desde el día en el que me viste entrar y destruir todo lo que conocías…-Marcus se puso en guardia, preparado para la última fase de la batalla-Luchar por la causa justa, sin importar nada…-
Jinn entendió con pesar que si iba a salir de aquí para proteger todo lo que conocía, debía pelear contra Marcus. “Todos tenemos algo que proteger”, esas eran las palabras que Lila había usado para darle a entender que su odio hacia Marcus era infundado, y ahora le servían para ver que el mismo debía proteger no solo su futuro, sino el de miles de personas más…
Ambos comenzaron a atacarse con velocidad, y Jinn sabía que Marcus no iba a contenerse, así que no perdió tiempo en cuanto a mostrar todo el poder del que podía hacer acopio, y de hecho logró sacar de balance al demonio guardián y tirarlo al suelo.
Pero cuando estuvo en posición de rematarlo, simplemente no pudo aceptar el hecho de atacar a su padre, dudando el tiempo suficiente que el demonio necesitaba para contraatacar, recuperar sus armas y ponerse de pie.
-¡¿Qué estás haciendo?!-le preguntó Marcus en tono molesto-¡Si tienes la oportunidad de matarme, hazlo!
Jinn estaba indeciso en si hacer caso a su cabeza o a sus sentimientos, y Marcus lo percibió, sabiendo que solo había un modo de darle un final a la pelea…
Los chicos se sorprendieron cuando Marcus comenzó a quitarse su armadura de hielo, dejando al descubierto su torso en señal de que iba a pelear con todo lo que tenía, Jinn reconoció el gesto, y se quitó la gabardina roja, prendiéndola en una estalagmita para que el viento no se la llevara.
-Tienes que saber algo, Jinn-dijo Marcus-si hay algo que quisiera cambiar, sería justamente este momento…
-Yo también, no lo dudes…-
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.