Capitulo 20: Los Recuerdos de mi Padre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 20: Los Recuerdos de mi Padre

Mensaje por Jinn de helios el Vie Abr 24, 2009 12:35 pm

El aire frio en la cueva era sobrecogedor, pero no tanto como lo era la tensión creada por los combatientes preparándose para atacar, Jinn buscaba una salida, evaluando todos los posibles puntos en los que tal vez se desenvolvería la pelea, pero en cada uno el resultado era el mismo: Iba que tener que matar a Marcus…
La idea le fastidiaba sobremanera, incluso le ofendía, no se sentía en condiciones para hacer tal cosa, no como lo había estado antes de saber quien era en realidad, y estaba seguro de que Marcus sentía lo mismo, pero por más que ambos quisieran olvidar el combate, Jinn tenía que llegar junto con los demás al Ojo del Infierno, y Marcus tenía la obligación de defender a cualquier costo la puerta del infierno, solo había un salida…
Jinn fue quien rompió el silencio de la cueva, atacando a Marcus y empuñando fuertemente sus espadas llameantes, pero el demonio esquivó con talante frio y calculador, para lanzar su propio ataque, sin embargo, ambos atacaban con el mismo ritmo y destreza, incluso el estilo de pelea era el mismo, no había forma de que uno superara al otro.
Pero luego Marcus demostró que iba en serio, retrocediendo y colocándose en posición para atacar con su mejor movimiento, Jinn reconoció el ataque, y solo tuvo una reacción…
-¿Qué es esto?-preguntó el demonio con un ligero amago de sonrisa-¿no eras tu el que me reclamaba haber copiado sus técnicas…?-
Y allí estaba Jinn con sus manos hacia el cielo, la palma de una mano sobre el dorso de la otra, sonriendo de manera cálida y confiada…
-No con que imites mis movimientos vas a aprender mis técnicas-dijo Marcus, agregando luego-no tienes la experiencia necesaria…-
-Aprendí las demás técnicas sin que nadie me las enseñara, creo que puedo manejar esta…-
Marcus estaba realmente complacido con todo el coraje que demostraba Jinn, y de nuevo lamentó que las cosas no pudieran ser distintas, así que miró a Jinn, y apuntó su ataque…
-¡Sepulcro Invernal!-el aire frio volvió a intensificarse de manera increíble, y aunque Jinn logró generar una llamarada de una fuerza ligeramente mayor que su ataque regular, no tenía la capacidad de Marcus para reunir energía, por lo que las llamas desaparecieron tan rápido como habían llegado allí, y el ataque de Marcus golpeó de lleno a Jinn, arrojándolo contra una segunda columna de hielo.
Jinn salió de entre los escombros ante la mirada aliviada de sus compañeros, Marcus no se había acercado a ver si estaba bien, aunque Jinn tampoco esperaba que lo hiciera. Estaba temblando a causa del intenso frio, incluso cuando usó su energía en el último segundo para no terminar como paleta helada, el poder de aquel ataque era aterrador, sin duda era su técnica más poderosa.
-Te propongo algo, Jinn-dijo Marcus, en tono gélido- voy a enseñarte una técnica más básica, pero que hará esta pelea muy emocionante.
-¿De que se trata?- cuestionó Jinn, sin poder evitar sentirse ansioso por aprender de su padre, a continuación, Marcus soltó sus espadas, concentró algo de energía, y sus puños se cubrieron de hielo.
-Es lo mismo que con las espadas-explicó Marcus, mientras Jinn pensó oír cierto tono paternal en su voz-pero no le das forma a la energía, solo la dejas fluir…-
Jinn soltó sus espadas e hizo lo que el demonio le dijo, rápidamente se formaron llamas alrededor de sus puños. Marcus volvió a sentirse admirado por Jinn, y le anunció que era hora de continuar con el combate, y no perdieron más tiempo, se atacaron el uno al otro con gran velocidad.
Tal como había prometido Marcus, la pelea se hizo mucho más intensa. El solo contar con sus puños como armas mantenía a ambos más cerca el uno del otro, y los obligaba a permanecer más alertas a los ataques, aún así, muchos de los golpes terminaban haciendo contacto sobre el oponente, con un estruendo que podía oírse a la distancia.
Jinn no sabía que era lo peor, pelear contra su padre, o que fuera tan increíblemente fuerte, pronto tuvo una razón para inclinarse hacia un lado, ya que Marcus volvió a retroceder para lanzar su ataque.
-¡Espectro Invernal!-Jinn ya conocía esa técnica, pero no estaba preparado para lo que vino a continuación, puesto que el aire helado era bastante más intenso que la ultima ocasión, lo esquivó por muy poco, y se preguntó por que su técnica se había fortalecido de tal manera, Marcus lo sacó de dudas como si hubiera leído su mente.
-Esta técnica puede usarse también para canalizar tu energía, pero no creo que puedas manejarlo-pero Jinn trató de golpear a Marcus con sus puños, quien lo esquivo hábilmente.
-¡Luz Purificadora!- Marcus se dio cuenta de que estaba arrinconado en una esquina de la cueva, así que el relámpago lo golpeó con increíble potencia, mandándolo a través del muro de la cueva. Había vapor cálido y rocas desprendiéndose del suelo.
-¡Lo logró!-exclamó Keidis, al tiempo que se acercaba a Jinn junto con Karen y Arnes, ellos estaban emocionados por el hecho de que hubiera derrotado a Marcus, pero Jinn no se sentía bien en lo absoluto, le hubiera gustado que las cosas fueran diferentes, que hubieran podido permanecer…
-No ha estado… nada mal…-
Todos voltearon a ver de donde venía esa voz, con una mezcla de sorpresa y horror, pero en Jinn, un poco de alivio, puesto que del hueco en la pared surgía Marcus…
Hay que decir que no estaba en su mejor forma: había sangre en su boca y tenía una gran quemadura en pleno pecho, pero aun conservaba su semblante tranquilo y frio, Jinn se sintió un tanto arrepentido por haberle causado tanto daño, pero el mismo tampoco estaba libre de heridas, los dos estaban tremendamente magullados, y sus energías estaban ya a poco de terminarse…
-Que tus amigos se alejen- dijo Marcus, al tiempo que adoptaba la posición para disparar su mejor ataque, sorprendentemente, Jinn imitó la posición, a pesar de que sabía que la ultima vez había sido un fracaso total, en adición a que los demás trataran de persuadirlo, y esta vez, la energía en los puños de Marcus debía incrementar el poder del disparo, así que estaba arriesgando mucho más, tal vez el combate entero…
La tensión se incrementaba entre los dos, pero entre sus compañeros, Jinn era el que más les preocupaba, si no lograba realizar el ataque esta vez, y recibía otro golpe directo…
-¿Estás preparado, Jinn?-dijo Marcus-No te contengas…
-No lo haré…-
Un poco después, apuntaron a su objetivo, esto era lo que habían estado esperando, el final decisivo del combate, el momento en el que el vencedor sería definido…
-¡Sepulcro Invernal!-Marcus disparó primero, y la energía en su ataque era estremecedora, pero Jinn aún no había preparado suficiente energía, el ataque del demonio iba a toda velocidad hacia el, y entonces…
Pudo sentirlo…
-¡Ráfaga Solar!-Y entonces un torrente de fuego, de inmensa intensidad, salió de las manos de Jinn y chocó con el ataque de Marcus, desprendiendo una nube de vapor con un intenso sonido siseante, pero eso no era el fin de todo, ambos combatientes seguían imprimiendo energía a sus ataques, si el impacto no hubiera sido tan intenso, Keidis, Karen y Arnes se hubieran acercado para ver como seguía el duelo, pero el fuerte viento y el vapor hacían imposible acercarse.
Aunque nadie más pudiese verlo, gradualmente la energía de Jinn se gastaba con más velocidad que la del demonio, y poco a poco fue ganando ventaja sobre Jinn, quien también resbalaba poco a poco en el suelo congelado, no se sentía capaz de superar el poder de su padre, sencillamente era demasiado poderoso, cerró los ojos un momento, pensando en que no iba a lograr vencer a Marcus, que todo había sido en vano...
“Todos tenemos algo que proteger”
Oyó las palabras con tanta claridad como si se las hubieran susurrado al oído, era la voz de Lila la que las había pronunciado, para infundir fuerza en Jinn…
El abrió los ojos, no para buscar a Lila, pues sabía que no estaba ahí, sino para concentrar todo su poder en el ataque, si le costaba la vida, pues lo aceptaría, el tenía algo que proteger…
Marcus sintió de repente una feroz resistencia de parte de Jinn, al tiempo que este abría sus alas y trataba de avanzar hacia Marcus, y por más que este usó todos sus recursos para resistir la fuerza de Jinn, su energía no fue suficiente para repeler la increíble llamarada, que lo golpeó con todo su inmenso poder…
Ninguno de sus compañeros sabía que había pasado, excepto Jinn, quien buscaba a ciegas en el vapor a Marcus, preguntándose que había sido de su padre y sintiendo que sus piernas no lo sostenían, en ese momento hubo una ráfaga de aire entrando y saliendo de la cueva, lo cual despejó la nube de vapor y permitió a todos ser testigos de lo que había sucedido.
Marcus yacía tirado boca arriba, sin moverse, ni siquiera respirar…
-¡Padre!-Jinn corrió hacia Marcus, con el corazón en un puño, Keidis también se acercó y los demás lo siguieron, el chico se derrumbó de rodillas junto al inerte Marcus, quien inesperadamente abrió los ojos y empezó a respirar con debilidad.
Al ver a Jinn, Marcus sonrió con total sinceridad, una sonrisa cálida y amable, que los compañeros de Jinn reconocieron sin ninguna duda, el chico le contestó con la misma sonrisa y los ojos anegados en lagrimas, el demonio tomó la mano de su hijo, tal vez en el gesto de otorgarle la victoria a quien la merecía. Marcus trató de decir algo, pero su voz era débil, y Jinn se acercó para oír lo que tenía que decir.
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.