Capitulo 25: Ángel de las Sombras (Parte 2)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 25: Ángel de las Sombras (Parte 2)

Mensaje por Jinn de helios el Vie Mayo 15, 2009 7:24 pm

Jinn tomó su espada y la transformó rápidamente en un escudo, resistiendo con facilidad los cristales, era obvio que no estaban hechos de un material suficientemente resistente para rivalizar con el metal del arma de Jinn, se levantó y comenzó un duelo con Lilith, el demonio Jinn continuaba como espectador, riendo de cuando en cuando cada vez que veía un nuevo paso que ponía en alto su plan, Jinn tenía que terminar con esto pronto, su cuerpo se debilitaba con cada movimiento, se las arregló para hacer que Lilith retrocediera a una roca y usó su Long-Chi como una cadena para inmovilizarla en el lugar, procurando que no pudiera golpear la piedra, clavó el mango de la cadena fuertemente en el suelo, y se concentró en lanzar su más fuerte ataque para terminarla de una vez.
-¡Llama Infernal!-Jinn sintió un tremendo dolor en su espalda, un increíble ardor provocado por el demonio Jinn, nadie se dio cuenta de cómo emulaba el movimiento de su contraparte y disparaba contra el, Jinn estaba tan adolorido que doblaba su columna hacia atrás, el demonio se adelantó y destrozó la roca a la que estaba encadenada Lilith, y en cuanto se supo libre, arremetió con toda su fuerza contra Jinn, su odio era más intenso de lo que jamás se había visto, volvió a golpearlo en el estomago hasta acorralarlo contra la pared de la puerta, gritó de dolor al chocar su espalda contra esta, para luego ser golpeado salvajemente por ella, estaba tan pasmado que no podía defenderse de ella, y esta vez no tenía intención de detenerse, Jinn tosía sangre sin parar con cada nuevo golpe, al final, Lilith se cansó y dejó a Jinn caer al suelo, no hizo ni un movimiento más, suspiró y cerró los ojos al caer al suelo.
-¡Maldito demonio!-Gritó Karen, mientras el demonio Jinn reía como si le hubieran contado un excelente chiste-¡Eres un maldito monstruo traidor!
-No me digas que no lo esperabas, si hubieras estado poniendo atención, pudiste haberlo evitado-
El demonio se regodeaba subrayando el error de Karen, si ella no hubiera estado mirando como Jinn trataba de terminar con Lilith, el no se habría movido un centímetro para evitar que ella muriera, pero con su rival distraída y Lilith aún en buenas condiciones (por lo menos para ablandar un poco más a su oponente), el demonio tomó una decisión…
Karen atacó sin miramientos a su antiguo enemigo, pero este invocó rápidamente sus espadas de fuego y la detuvo sin esfuerzo, luego uso su otro brazo para empujarla hacia atrás, ella estaba débil y el demonio se había fortalecido con su encierro, no tenía la menor oportunidad contra el.
Luego todos voltearon a ver a Lilith, llevados por un pequeño grito de ella, resulta que Jinn seguía vivo, y con mano tambaleante había sorprendido a la guardiana con su espada llameante, ella trató de detenerlo, pero no evitó que la punta de fuego se incrustara en su costado, Jinn previó esto, y a pesar de las heridas transformó su espada en un puño metálico y golpeó a Lilith con una fuerza que no iba pareja con sus condiciones.
La guardiana fue impulsada hacia atrás y cayó pesadamente en el suelo, no se levantó, la herida en su costado sangraba sin parar y su respiración era agitada, el demonio Jinn estaba sorprendido, pero por alguna razón, sonreía como si hubiera sido todo lo contrario, su mente era tan retorcida como un alambre de púas, y aún más peligrosa, Keidis se mostraba muy preocupado cada vez que lo veía sonreír de esa manera.
-Eres mejor de lo que pensé, niño-dijo el demonio, obviamente aguantando una carcajada-normalmente no lo admito, pero reconozco que te subestimado.
Jinn no respondió, jadeaba con la boca llena de sangre, y sus piernas se tambaleaban por tratar de mantenerlo de pie.
-Pero en un combate no importa un solo movimiento afortunado-su voz se quebraba en un intento de retener la risa-tienes que poner atención a toda la pelea…-
La mente de Jinn no trabajaba suficientemente rápido con ese tremendo golpe en la cabeza, pero solo entendió a lo que se refería cuando Lilith lo derribó y lo inmovilizó contra el piso, levantando su puño y dispuesta a descargar toda su fuerza contra su cabeza, iba a aplastarlo como si fuera una uva, y la sorpresa le impedía responder en cualquier forma.
Había cerrado los ojos… no quería ver cuando la tremenda fuerza de Lilith destrozara su cabeza… pero al darse cuenta de que aún no sentía nada en lo absoluto, se decidió a abrir los ojos, y quedó aterrado por la visión.
El pecho de Lilith sangraba inconteniblemente, atravesado por una cuchilla llameante, trataba de decir algo, pero la gravedad de la herida se lo impedía, incluso Arnes estaba pasmado por el cambio de alianzas, si así se le podía llamar, el demonio Jinn estaba soltando la risa que traía atorada hace ya tanto tiempo, Jinn se alejó de ella, aún arrodillada en el mismo lugar en que había querido atacarlo, mientras su contraparte desencajaba la espada de su espalda, y pasando para mirar a los ojos sorprendidos de Lilith.
-Mira atentamente, chico-decía entre carcajadas el demonio Jinn-Creo que encontrarás esto bastante familiar…-
Agitó su espada y abrió una herida que cruzaba el cuello de la guardiana, quien se llevó la mano a la garganta, la dejó caer y luego se desplomó en el suelo. Un sonido burbujeante marcó el final de Lilith.
Karen sabía que el demonio era despiadado, pero este era realmente un nuevo nivel, a Keidis le pareció que por un momento tuvo el impulso de detenerlo, y Arnes se mostraba más preocupado por cerrar sus ojos y no perder el control.
Pero entre la sangre y las risas crueles del demonio Jinn, la mente del otro Jinn se debatía entre varias ideas, una de ellas estaba en la manera despiadada en la que su otra mitad había liquidado a la guardiana, otra, más obscura, celebraba el hecho de que, técnicamente, eran libres de seguir al octavo círculo, y entre toda esa confusión de su cabeza, surgió una idea más, con mayor fuerza que cualquiera de las otras…
“Creo que encontraras esto bastante familiar”
Lo recordó como si estuviera mirando una película de horror, ella lo había citado en ese desolado bosquecillo detrás de la escuela, no supo por que hasta que estuvo allí, quería su opinión acerca del vestido que había conseguido para celebrar sus quince años, perdió la razón y lo siguiente que vio fue a Lila, con una brecha roja en la garganta, su vestido empapado en carmín, sus ojos cerrados para siempre…
Y luego la huida, por dolor, miedo y rabia, su corazón destrozado, y no lograba poner orden en sus pensamientos, el suicidio no era opción, no solo por que aquel monstruo se lo hubiera impedido, sino por que no quería menospreciar el recuerdo vivo de ella.
El demonio se dio cuenta de su equivocación demasiado tarde, ya que obviamente esperaba infundirle temor, una especie de shock que impidiera a Jinn seguir luchando, un error táctico, pero su sonrisa se amplió al ver que no era irreparable, después de todo, había recibido docenas de golpes poderosos de parte de Lilith, su voluntad podía crecer todo lo que quisiera, pero era imposible que recuperara el daño.
-Vas a desear no haberte aparecido-amenazó Jinn, a esa distancia, el resto del grupo sentía el calor crecer ampliamente, y alrededor de el, las rocas se ponían al rojo vivo, sintiendo como la sangre hervía en su interior, tomó con fuerza la Long-Chi en su mano derecha, ya que su brazo izquierdo aún estaba inmóvil, y confrontó a la fuente de sus acciones más obscuras.
La espada del demonio Jinn soltaba pequeñas volutas de vapor rojo, invocó la otra y se preparó con calma. El primero en atacar fue Jinn, usando la katana rojinegra a la mayor velocidad que su brazo le permitía, pero en cuanto tomó la ofensiva, el demonio revirtió los papeles rápidamente, con dos armas y aún en excelente condición para pelear, su ventaja era evidente, cuando su espada chocó con la del chico y provocó que cayera al suelo, volvió a reír burlonamente, con lo bien que había salido todo, la pelea estaba ganada.
Se levantó de un salto y atacó con toda la fuerza que su brazo aún podía soportar, el demonio lo bloqueó con un solo brazo y atacó con el otro a gran velocidad, Jinn no tenía como defenderse…
O eso parecía…
El chico realizó un milagro logrando mover su otro brazo y tomando la espada solo con su mano, creando el sonido de carne cociéndose, Jinn apretaba los dientes al tiempo que sostenía el filo con todas sus fuerzas, el demonio Jinn cambió a una cara incrédula cuando se dio cuenta de lo que iba a hacer.
-jajaja, no pensarás disparar así-rió el demonio-apenas sobreviviste a corta distancia, imagínate lo que va a sucederte cuando ataques a quemarropa-
-Quizás-dijo Jinn, en su voz exhausta se reflejaba la determinación-pero para vencerte, estoy dispuesto a correr ese riesgo…-
La espada soltaba chispas en el lugar en que tocaba la piel quemada de Jinn, el demonio analizó un momento la situación, si se alejaba, le daba la distancia que necesitaba para atacar sin repercusiones, y si se quedaba y resistía, Jinn no tenía oportunidad de sobrevivir, la electricidad recorrería su cuerpo y todo acabaría.
Su decisión era obvia-Atrévete, de hecho, te reto a darle valor a tus palabras-
-¡Luz Purificadora!-
Pero no hubo relámpago, en lugar de eso Jinn uso la cadena rápidamente y rodeó con ella el brazo del demonio, quien se mostraba confundido frente a lo que ocurría ahora, hasta que el chico tiró de la cadena y lo inmovilizó alrededor la puerta infernal, a pesar de que esta era descomunal, la cadena parecía no tener fin, enredándose alrededor de ella como si tuviera vida propia.
El demonio Jinn no podía moverse en absoluto, su sonrisa había desaparecido rotundamente cuando entendió que lo había engañado, debió saber que no era tan estúpido como para prácticamente cometer inmolación, Jinn atoró el mango de la cadena en el suelo, usando su pie para atorarlo lo más fuertemente posible y levantó las manos al cielo, preparando la técnica de su padre.
-Te lo advertí-le dijo Jinn, sonriendo sobre las heridas, Karen habría disfrutado más liquidarlo ella misma, pero sabía que Jinn se lo había ganado.
-¿Y que esperas?-gritó Karen-¡Termínalo de una vez!
Jinn estaba agotado, reunir su energía le estaba costando trabajo, aunque no tenía prisa pues lo estaba disfrutando, se imaginó que caería inconsciente después de lanzar el ataque, y por extraño que pareciera, eso le hizo sentir muy feliz.
-¡Ráfaga Solar!-la descarga empezó como un pequeño punto de luz, pero creció hasta convertirse en una descomunal ola de fuego que chocó contra la puerta infernal, por un momento, esta desapareció entre las intensas llamas, y al despejarse, solo había una sombra negra en donde el demonio Jinn estuvo encadenado.
Jinn cayó al suelo de frente sin tratar de detener su caída, sabiendo que sus brazos no lo sostendrían, su sonrisa se desvaneció cuando se dio cuenta de que el intenso dolor le impediría caer inconsciente, pero eso no lo privó de la alegría de haber ganado una pelea, no solo contra un enemigo, sino contra si mismo…
“Contra mi mismo”, Jinn se rodó sobre su espalda y comenzó a reírse ante el pensamiento, los demás no se habían acercado puesto que tal vez necesitaba algo de espacio para respirar, pero en cuanto la risa comenzó, era obvio esperar que no estaba tan mal.
-Nada mal para un hibrido-dijo Keidis cuando se puso de pie junto a el.
Arnes temía acercarse, puesto que el cuerpo inerte de Lilith, rodeado de sangre, solo contribuía a aumentar su confusión, lo más probable es que cuando la abrieran, corriera a la puerta con los ojos cerrados.
-¿Como lo hiciste?-preguntó Karen-De verdad pensé que ibas a dispararle-
-He actuado durante un largo tiempo ¿Recuerdas?-
-Si, ya lo había olvidado-
Las palabras parecían haber salido del aire, y Jinn deseó estar alucinando por agotamiento, la voz no era de Arnes, quien aún se decidía por acercarse o no cuando la voz llegó al aire.
“No puede ser”
-Cuando dijiste eso, no pude evitar pensar que hablabas de mí…-
Aunque no se levantó, sus ojos encontraron lo que hubiera deseado jamás volver a ver. El demonio Jinn estaba de pie sobre la puerta, su sonrisa quedó en su mente como la peor de sus pesadillas. No había un rasguño en su cuerpo…
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.