Capitulo 31: El peso del Mundo (Parte 2) (¡Yeah! xD)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 31: El peso del Mundo (Parte 2) (¡Yeah! xD)

Mensaje por Jinn de helios el Mar Oct 27, 2009 12:37 am

Alrak mantuvo su bajo perfil hasta que, alegremente, escuchó el sonido de la puerta de la casa cerrarse, señal de que su padre se había ido sin despedirse, como era su costumbre cuando salía a emborracharse hasta que el sol saliera, para entonces, la noche ya había caído, y nadie más feliz que Alrak al respecto…
Salió de su casa una vez se cercioró de que su padre estaba lo suficientemente lejos para no darse cuenta de que salía; si la descubría queriendo salir a esta hora, seguro le daría una paliza. Este simple pensamiento la animó aún más para realizar aquello que no se podía sacar de su mente y su corazón.
Quizás si alguien se hubiera preocupado por sus sentimientos, si alguna persona hubiera estado junto a ella, para ser su pilar, para mantenerla en pie, las cosas habrían sido distintas, pero ya era muy tarde para lamentarse…
Alrak caminó con la noche como cubierta… mientras lo hacía, pensaba en lo extraña que se sentía la ciudad últimamente… sí, la sensación de que algo más había pasado, como si lo que estuviera viviendo en este momento no fuera más que una ramificación de un pasado que bien pudo haber sido glorioso o desastroso… ¿Cómo saber que todo esto era real? ¿Cómo sabía que lo que vivía ahora no era solo un sueño…?
Sueños… hacía mucho que había perdido los suyos… pensaba en su abrupto cambio de pensamiento, pero debía ser algo normal; tenía poco tiempo antes de llegar al puente peatonal desde el cual sellaría su destino… Todos sus pensamientos se arremolinaban en su mente como un torbellino, pasando por su cabeza en fracciones de segundo… entre las cosas que pensaba, había de todo: desprecio a su novio, decepción contra quien pensaba era su mejor amiga, absoluto odio contra su padre, y muchas cosas más… lo único que lamentaba en este punto, luego de revisar muchos de sus pensamientos, era que ninguno era positivo en lo absoluto…
En este momento, ella caminaba lenta y relajadamente, como no queriendo llegar; hasta cierto punto, ella disfrutaba de ese momento de libertad. Nunca había tenido oportunidad de salir a dar un paseo en su tiempo libre, su padre la mantenía encerrada en la casa después de la escuela, e irse con sus amigas a la salida habría sido casi implorar una paliza… ojalá hubiera podido disfrutar de más paseos de noche… tan tranquilos, con la luna como única testigo de su caminata sin rumbo aparente, y los edificios alzándose como gigantes en un profundo letargo. El viento mecía tranquilamente los pocos árboles que estaban desperdigados en la calle, junto con el cabello de la chica, y la tenue luz manifestaba una vida llena de penurias que ya pronto llegaría a su fin…
Alrak se paró en el puente peatonal, agarrada del barandal y mirando al trafico nocturno…
Se preguntó cuanto tiempo sería desde allí hasta el suelo de concreto… ¿Sería como en las películas…? ¿Qué uno ve su vida pasar frente a sus ojos…? Era algo tonto, pero la mera curiosidad era un pequeño motivo más para lanzarse… aunque en este punto no tenía por que ser coherente con lo que pensaba…
¿Y cuanto tiempo para morir…? ¿Una agonía de horas…? ¿Minutos? ¿Segundos? Entre más rápido, mejor, y desde esa altura, con todos los autos pasando bajo ella a tal velocidad, era seguro que no había manera que sobreviviera, y eso le daba mucha tranquilidad…
Además no había nadie alrededor, así que decidió darse prisa antes de que pasase algo que la detuviera. Pasó una pierna sobre la barandilla hacia un angosto “balcón” al otro lado, una vez superó el vértigo que se dijo no debería sentir, apoyó el otro pie, mientras se sostenía de la barandilla, mirando hacia el intenso tráfico que iba y venía, sin dar cuenta de la chica que estaba dispuesta a todo por terminar con el intenso dolor de una corta vida.
Justo en ese momento, pasaba en su auto Arnes, con la música de su banda favorita a todo volumen, solo preocupado en lo que había ocurrido recientemente… pasear de noche era tranquilizante, sobre todo con lo inusual de las cosas últimamente… ¿Cómo es que todo estaba así de repente…? Lo tendría que consultar con los demás en la mañana…
Pero mientras tanto, solo logró ver de reojo a Alrak en el puente, sin darse cuenta de que estaba a punto de saltar…
Si lo hubiera notado, quizás las cosas habrían salido diferentes, quizás habría aparcado a la mitad de la calle, y usado sus habilidades sobrehumanas para evitar que cometiese el peor error que podía haber… en lugar de eso, pasó de largo, sin saber lo que pasaba, y le subió el volumen a la música, mientras en su espejo retrovisor se veía como ella caía al vacío…
Y ella se dio cuenta de que era cierto… o al menos eso pareció… cada recuerdo suyo, un maltrato tras otro, por parte de las personas en las que de forma natural, se supone debía confiar. Cada uno de ellos había pisoteado sus sentimientos y sueños, hasta orillarla al penoso destino del que ahora ella estaba siendo víctima… Solo un recuerdo… pudo hacer un repaso de cada situación dolorosa que había pasado: Desde que tenía memoria, soportando los maltratos de su padre, las traiciones de innumerables personas que consideró sus amigos, la indiferencia de todos a su alrededor, y finalmente, el engaño de su novio, a quien, mientras caía, le deseaba una suerte peor que la suya propia…
Se escuchó un terrible rechinido de frenos… y luego un ruido seco… el brillo de vida en sus ojos se apagó como la llama de una vela…

_________________
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.