Capitulo 25: Ángel de las Sombras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 25: Ángel de las Sombras

Mensaje por Jinn de helios el Vie Mayo 15, 2009 7:22 pm

El chico estaba pasmado ante la aparición repentina del demonio Jinn, y Lilith no se explicaba que era lo que había salido mal, Karen estaba decidida a intervenir en el combate, y después de lo que le había hecho, el demonio no pretendía detenerla, Arnes podía sentir su espíritu corrompido llenando la atmósfera, mientras Keidis se preguntaba como era posible que el sello aplicado a Jinn hubiera durado tan poco.
-Karen ¿Qué fue lo que pasó?-
-La técnica de Lilith…-recordó ella, tan nerviosa que su voz se cortaba-Debe funcionar abriendo el espíritu de su objetivo… le mostró la salida a Keylix… para el fue muy sencillo reconocer la oportunidad-
Karen susurró estas palabras llevada por la sorpresa, pero no impidió al demonio escucharlas con toda claridad-Así es, querida-decía, sonriendo cruelmente-Y ni tu ni nadie puede detenerme ahora, mi poder ha aumentado mucho desde la ultima vez y además… tengo ventaja de casa-
Para confirmar sus palabras, se movió con asombrosa velocidad a un lado de Karen y le dijo al oído-Sabes que me he vuelto más rápido…
Corrió con toda la rapidez que podía usar, y la próxima vez que lo vieron estaba sobre la puerta infernal, sonriéndoles con fiereza desde lo alto-¡Sabes que me he vuelto más fuerte!
Saltó y aterrizó con un gran estruendo en el suelo que sus piernas ni sintieron-Sabes que no tiene ningún sentido enfrentarme ¡Menos aún en tus condiciones!-
-¡Ella no necesita enfrentarte! ¡Yo pelearé contigo!-exclamó Jinn, encarando por primera vez a su otra mitad, dando una visión como la de quien se mira en el espejo y se descubre a si mismo.
-Ahh… Pero si es el chico atormentado-reía el demonio-Voy a darte un consejo, ya que apenas nos conocemos de frente… Da media vuelta y largate de aquí, o saldrás lastimado-
-Voy a hacerte pagar por lo que le hiciste a Lila, desgraciado-amenazó Jinn.
-Síguete engañando, chiquillo, pero la verdad es otra, su muerte es completamente por tu causa-le reclamó, en un tono más serio, pero aún sonriendo cruelmente-Debiste escucharme y alejarte de ella, así seguiría con vida-
Jinn reprimió el impulso de precipitarse y golpear al demonio en la cara, quería darle puñetazos hasta que su brazo no pudiese moverse más, estrellarlo contra las rocas y patearlo hasta quebrar cada uno de sus huesos…
Pero Lilith interrumpió sus pensamientos, saltando entre los dos y golpeando a Jinn junto con una patada dirigida a su contraparte, este la bloqueó con rapidez, pero Jinn no fue tan rápido, salió volando y cayó junto a Karen.
-¡Eso te sacas por ignorarme, y tú también vas a ver de lo que soy capaz!-A pesar de la amenaza, no iniciaron un combate, solo se miraron a los ojos en actitud desafiante, Karen ayudó a Jinn a levantarse y trató de convencerlo en que le permitieran ayudarle.
-¡No seas necio! ¡Si no soy yo, deja que Keidis te ayude!-
-No…-Jinn luchaba por recuperar el aliento-esta pelea es mía, aún si no estuviéramos aquí, yo debo luchar ahora-Karen ya lo preveía, sabía que Jinn se lo tomaría personal al aparecer el demonio.
Jinn se levantó y corrió hacia los dos demonios antes de que Karen realizara otro intento de hacerlo entrar en razón, el demonio lo vio venir e invocó sus espadas de fuego, Lilith no tenía armas, pero tomó su distancia para recibir los ataques de Jinn, quien usaba solo una espada llameante y la que recibió de su padre, todos peleaban lo mejor que podían contra sus adversarios, pero Jinn no podía seguirles el ritmo a los demonios, se apartó para obtener algo de ventaja.
-¡Luz puri…!-el demonio Jinn se dio cuenta y lo atacó antes de que pudiera disparar, y Lilith lo remató con un tremendo golpe que lo arrojó en el aire.
-Estamos en otro nivel, no tiene sentido que te tortures de esta manera-comentó ella, lo que para el demonio Jinn representó una oportunidad que le daría la victoria sin problemas.
-Tiene razón, somos la raza superior de esta creación, los humanos son inútiles-siguió riéndose el demonio-No se por que luchamos entre nosotros, ellos son solo traidores e intrusos, acabémoslos en el nombre de nuestra especie…-
Para el magullado Jinn, esto era un problema, ahora los dos demonios lo atacarían sin miramientos, Karen desenfundó su alabarda y se disponía a intervenir…
-¡Aléjense! ¡Este es mi asunto!-exclamó Jinn, en su mirada uno podía ver que atacaría a quien se metiera en todo eso, el demonio Jinn se elevó en el aire y se lanzó en picada para atacar al chico, lo repelió con esfuerzo, y apenas pudo bloquear una fuerte patada enviada por Lilith, usando la Long-Chi en su forma de guante metálico para defenderse, contestó usando su espada, pero ella esquivó con agilidad y retrocedió.
-¡Siete Sellos Infernales!-Jinn quedó atrapado en una de las columnas ardientes saliendo del suelo, la única razón por la que salió vivo fue porque logró controlar la energía en su elemento, pero era obvio que su resistencia estaba siendo llevada al límite. El demonio Jinn sonreía a su oponente con siniestro parecido a el, y Lilith parecía estar disfrutando la ventaja obvia que tenía al lado de este, el Jinn humano estaba desesperado, pero en medio de su confusión, a su mente vino una idea…
Corrió en dirección a su contraparte, quien lo esperaba sonriente y sin prisa, y cuando se preparó a contraatacar, Jinn lanzó su espada de fuego contra Lilith, no estando preparada para ello, la cuchilla llameante dejó una marca a un lado de su cara, el demonio Jinn también se dejó llevar y el chico se lanzó con su Long-Chi contra el, después de que el demonio evitara un par de golpes, se encontró con la mano libre de Jinn frente a su rostro, su expresión se tornó sorprendida en un momento…
-¡Luz Purificadora!-Un relámpago explotó en plena cara del demonio quien salió despedido hacia el rio de sangre y se perdió en el, sin embargo, el propio Jinn voló hacia atrás como consecuencia de disparar a tan corta distancia, se quedó en el piso por un buen rato, a Karen se le ocurrió que tal vez su cuerpo no pudo soportar el impacto, pero luego comenzó a levantarse trabajosamente, su respiración era agitada, y su corazón latía tan rápido que podía jurar que alguien tocaba unos tambores en los alrededores, trató de mover su brazo izquierdo sin éxito, el relámpago había cruzado a través de el y lo había paralizado, tuvo suerte de que no tocara algo importante.
Lilith estaba paralizada también por la rapidez en la que todo se había desenvuelto, pero se recuperó rápidamente y reaccionó con furia, puesto que un simple humano la había tomado por tonta, desplegó sus alas y voló asombrosamente rápido contra Jinn, lanzando sus dos piernas para golpearlo con terrible fuerza, chocó contra otra roca, solo para ser ametrallado por los veloces puños del demonio sediento de sangre.
Lilith se apartó mientras Jinn caía sin sentido al suelo, la mayoría de los golpes habían ido contra su cuerpo, y lo único que hizo fue toser algo de sangre antes de quedar completamente inmóvil, ante los ojos horrorizados de sus compañeros, Lilith esbozó una sonrisa de victoria, despiadada y feroz, volteó en dirección del resto, esperando que alguien más se atreviera a enfrentársele, caminó unos pasos y Karen también lo hizo, con una mano en el mango de su espada…
-Espera… Aún puedo… continuar…-Jinn estaba levantándose con terrible esfuerzo, tambaleándose como si fuera a derrumbarse de un momento a otro, Lilith se encontraba furiosa por ese chiquillo que no podía matar no importando cuanto lo intentase, volvió a atacar, queriendo terminarlo de una vez por menospreciar su poder con mantenerse vivo, pero esta vez, Jinn se movió y el puño destrozó la roca sin problemas, Jinn usó su poder para golpearla con un puño envuelto en llamas, lanzándola varis metros y dándole tiempo de concentrar su energía.
-¡Fuego Celeste!-desde el cielo, Lilith desapareció en las llamas invocadas por Jinn, pero cuando estas se disiparon, parecía no tener más que quemaduras leves, de muy poca importancia, pero la ira que irradiaba era tan fuerte que uno diría que la quemó hasta los huesos, trató de nuevo de golpearlo pero ya no obedecía a su mente, solo al impulso asesino que la embargaba, Jinn volvió a alejarla de el, y levantó sus manos al cielo.
-¡Llamas de Fénix!-No había manera en que Lilith evadiera el torrente de fuego contra ella, la pelea tenía un final.
Al despejarse las llamas, la sorpresa golpeó a Jinn como una bofetada, el demonio Jinn estaba frente a Lilith, deteniendo el ataque solo con sus manos, la atmósfera comenzó a volverse más cálida mientras el demonio incrementaba su poder para eliminar la sangre de su ropa, formando pequeños hilos de humo carmín alrededor de el.
-No… ¿Cómo…?-
-¿En serio esperabas derrotarme así de fácil?-decía el demonio Jinn, sonriendo de una manera que helaba la sangre-Tengo que admitirlo, me sorprendiste con eso, pero no tienes la fuerza suficiente para vencerme-
Jinn estaba aterrado no solo por la visión de su némesis, sino porque este no tenía ni una sola marca, seguía tan ligero como si no hubiera hecho más que observar, a Jinn le horrorizó pensar la tremenda cantidad de energía que usó en ese relámpago.
-Quiero asegurarme de que esto no es un completo desperdicio, así que ¿Por qué no te nos unes?-el demonio anticipaba la respuesta, pero de todos modos intentó entrar en su mente-Tú eres único, sabes lo que pensamos, sabes como actuamos, si te deshaces de tu humanidad y abrazas tus orígenes…-
-No tiene sentido que insistas, no seré como tú-
-Eso es algo triste-soltó una risa al aire-Porque entonces solo tienes un destino-
Pero no fue el demonio el que atacó primero, Lilith se adelantó mientras este sonreía como si todo el tiempo hubiera esperado eso, Jinn se defendió lo mejor que pudo de sus veloces ataques, la última vez que levantó su brazo había sido producto de la adrenalina, pero esa sensación había desaparecido al regresar el demonio Jinn, no podía continuar así por siempre, por lo que pensó en atacar en un momento de descuido, sin embargo, ella lo tomó por el cuello y levantó el vuelo varios metros sobre la puerta infernal.
-¡Cometa Sangriento!-Jinn podía sentir como Lilith traspasaba su energía a su magullado cuerpo, luego se elevó un poco más y lo lanzó con fuerza hacia el piso, se precipitó tan rápido contra el suelo que solo se dio cuenta de ello hasta que su cabeza chocó contra el suelo.
Jinn no recordaba que pasó, solo algunas imágenes confusas y sonidos extraños, algunos murmullos alrededor de el, tardó un momento en darse cuenta lo que había sucedido. Estaba sentado sobre un cráter de cerca de dos metros de diámetro, miró hacia arriba, donde Lilith aún volaba con unos ojos llenos de furia dirigidos solo a el, de haber sido un humano común, ahora estaría esparcido por todos lados.
De todos modos, el daño era fuerte, tenía una herida sangrante en la punta de su cabeza, derramando color rojo sobre sus ojos y su rostro, sentía roto cada hueso de su cuerpo, y los músculos le dolían cada vez que se movía, cuando se levantó estaba mareado, sentía como todo a su alrededor se movía mientras trataba de salir del agujero, y aunque notó como todo volvía a su lugar, sabía en la terrible condición en la que estaba, pero no quería que le ayudaran, el demonio había cambiado todo.
Antes de que pudiera reaccionar, Lilith ya estaba atacándolo de nuevo con toda su furia, Jinn no entendía lo que pretendía su otra mitad hasta este momento, estaba dejando que Lilith hiciera todo el trabajo, que lo derrotara o por lo menos lo debilitara, para tener una mejor oportunidad de vencer a los demás, ella estaba siendo manipulada a través de su ira contra los humanos, y ni siquiera se daba cuenta de que la estaba usando.
Jinn alejó a Lilith de el y gritó al demonio-¿¡No puedes enfrentarme tu mismo!?-
El demonio sonrió despiadadamente, ya esperaba que se diera cuenta de lo que planeaba, habían compartido una conciencia durante mucho tiempo, pero también sabía que no podía hacer nada para evitarlo, Lilith había reaccionado muy previsiblemente, como los hilos de una marioneta, manejados por alguien más detrás del escenario, ella no escucharía nada de lo que Jinn dijera.
-¡Fuego Celeste!-Jinn lanzó las columnas de fuego de manera que golpearan a ambos demonios, pero una vez más, Lilith solo tenía marcas menores y el demonio Jinn ni siquiera se inmutó ante las llamas, Lilith estaba haciendo algo nuevo, murmuraba palabras en un dialecto extraño y el brillo de sus ojos se intensificó enormemente, Jinn hubiera intentado detenerla, pero se dio cuenta de que el demonio Jinn lo atacaría si lo intentaba, así que estaba clavado en ese mismo lugar.
-¡Lanzas de Rubí!-Una enorme masa sangrienta se separó del resto del rio y se juntó detrás de Lilith, se separó en varios pedazos y estos tomaron forma hasta transformarse en cristales afilados dirigidos a Jinn, volando velozmente sobre el, aunque se movió a un lado para evitarlas, pronto se dio cuenta de que los cristales lo seguían con mortal precisión, cada vez que daba una vuelta, también las lanzas lo hacían, y si las chocaba con los muros, se zafaban y continuaban atacando, Jinn estaba cansándose, viendo desesperadamente como sus piernas se ralentizaban, tropezó con una roca y cayó al suelo, a tiempo de ver como los cristales se acercaban a toda velocidad por arriba.
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.