Capitulo 21: Espejismos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 21: Espejismos

Mensaje por Jinn de helios el Vie Abr 24, 2009 12:39 pm

Karen se levantó, un poco aturdida por la intensidad de la explosión, miró al demonio que había surgido de la arena, este era inmenso, con mirada de fuego, y una armadura rojo brillante, despedía un humo negro y denso, y agitaba su látigo amenazadoramente, Karen estaba ansiosa por pelear, pero un pensamiento cruzó por su cabeza.
-Jinn-dijo ella, sin quitar su vista del demonio-¿Por qué no nos muestras lo que hace esa espada tuya?-
Los demás no podían creer lo que habían oído, “¿Karen cediendo una pelea?” pensó Jinn, pero decidió que era un buen momento para honrar la memoria de Marcus y que de hecho esa era la intención de Karen, así que desenfundó la espada, aferrándola fuertemente, y se acercó a enfrentar al demonio, este atacó con el látigo de flamas, enredándolo en el arma de Jinn, pero este se liberó y contra atacó con rapidez, parecía que el ataque era bueno, pero Jinn no se adaptaba a ese estilo de pelea, y sus golpes eran repelidos por el incesante látigo del demonio, Jinn comenzaba a desesperarse.
“Quisiera poder atacar de otra forma”, se decía Jinn, y en ese momento el demonio atacó de nuevo, el chico se puso en guardia, pero sabía que no podía defenderse a tiempo pues le habían tomado por sorpresa… entonces todos en el lugar quedaron evidentemente sorprendidos…
Jinn tenía frente a el su brazo, pero este estaba enfundado en un guante metálico de colores rojo y negro, que a su vez sostenía el látigo del demonio, Jinn no entendía lo que pasaba, pero tomó ventaja de la situación y lanzó al demonio contra el suelo, luego, Jinn pensó que para pelear necesitaba ataques más ligeros, y el guante en su brazo se encendió en llamas para transformarse en una katana de los mismos colores, con la que Jinn lanzó ataques relampagueantes al demonio, cercenado limpiamente el brazo del demonio, dejándolo indefenso.
Jinn comenzó a comprender el funcionamiento del arma que su padre le había otorgado, así que pensó que ahora debía terminar con un solo golpe la pelea, inmediatamente la espada fue envuelta en un enorme torrente de llamas, y el arma se transformó en una alabarda con espinas curvas hacia el mango, Jinn saltó contra el demonio, sorprendido por la increíble ligereza del arma que sostenía, el demonio trató de defenderse, pero terminó partido a mitad por la espada de Jinn.
Ambos trozos del demonio cayeron al suelo mientras la alabarda volvía a transformarse a su forma original, si en algo había estado este grupo de acuerdo, era en que el arma de Jinn era increíble, con esas capacidades, tenían una increíble ventaja.
-Bien, supongo que podemos continuar-anunció Keidis-pero ese era un demonio carcelero, debe haber muchos mas debajo de nosotros…-
-¿Carcelero?-preguntó Arnes
-Si-contestó Keidis, que sabía por lo menos un poco de esta área y las que seguían-Aquí es donde son castigados los herejes, enterrados en sepulcros de fuego, y custodiados por esos demonios, podemos esperar que aparezcan como gusanos desde el suelo.-
Jinn no enfundó su espada, la sostuvo fuertemente, mientras el y el grupo reemprendían el avance, tal como Keidis había predicho, tan pronto volvieron a avanzar, los demonios salieron del suelo acompañados de intensas explosiones, en poco tiempo estaban rodeados de demonios carceleros, que no perdían el tiempo en cuanto a atacar se trataba.
Cada vez que derrotaban a algún demonio, otro nuevo salía de la nada a atacarlos, y sin embargo, ellos hacían lo posible por avanzar mientras peleaban, pero sus energías no soportarían las condiciones del desierto infernal, avanzar lo más pronto posible era la mejor opción.
Pero cuando se preparaban todos para atacar y distraer a los demonios para pasar más rápido a la puerta, estos desparecieron sin dejar rastro…
-¿¡Pero que demonios…!?-exclamó Keidis, sacando su espada incrustada en la arena después de atacar a uno de esos demonios evanescentes.
-¿Y donde está la puerta?-dijo Karen, al mirar alrededor y descubrir que la estructura que antes se veía en el horizonte ahora se había ido, Karen extendió las alas y se elevó varios metros en el aire, miró alrededor y descendió con el resto del grupo.
-¿Qué pasa?-preguntó Keidis, a quien ya le urgía salir de el tremendo calor en e desierto.
-La puerta… está por donde vinimos…-respondió Karen, y si nada había logrado sorprender a alguno de ellos, esto si que les había quitado el aliento, sin embargo, quedarse ahí parados no iba a solucionar las cosas, así que comenzaron a caminar de regreso a donde Karen les había indicado, si bien el hecho de que hubieran pasado su objetivo los hacía quedar como tontos, tendrían que cobrárselas con los demonios que de nuevo surgieron del suelo, eran cada vez más, así que repitieron la estrategia de avanzar mientras combatían, y sin embargo, después de un rato, todos los demonios volvieron a desaparecer.
-La primera vez incluso fue gracioso-dijo Jinn-pero esto ya es demasiado-
Y es que esta vez estaban justamente frente a la misma puerta de la que ya habían salido, y la estructura en el horizonte de nuevo era visible en el mismo lugar en el que la vieron por primera vez.
-No tiene sentido…-dijo Arnes-¿que es lo que está pasando?-
-Intentémoslo una vez más, creo que se que hacer-anunció Karen.
Así que nuevamente emprendieron la marcha a la puerta, y como era de esperarse, los demonios no tardaron en aparecer, sin embargo, mientras los demás peleaban contra los carceleros, Karen prestó atención a lo que había alrededor, a los demonios, al viento, a la arena, y a…
Karen lo descubrió más rápido de lo que se había imaginado, de todos los agujeros que aquellas criaturas de llamas habían dejado en el piso, uno tenía algo distinto de los demás, en primer lugar, el demonio que lo custodiaba no se había movido en lo absoluto, ni siquiera para atacar, lo segundo, era que el agujero emitía gritos de agonía, seguramente provenientes de su eterno prisionero, ardiendo en las llamas subterráneas del desierto infernal.
Entonces Karen se abalanzó contra ese monstruo, ignorando a todos los demás, y cortó su cabeza sin que este opusiera la menor resistencia, inmediatamente todos los otros demonios desparecieron, pero el lugar de destino seguía exactamente en el mismo lugar.
Con ese acertijo resuelto, llegar al otro lado era más fácil, cada vez que los demonios surgían de la arena, solo era cuestión de rastrear al que no se movía y liquidarlo, hasta era divertido, como un juego.
Sin embargo, el incesante y tremendo calor del desierto estaba volviéndose cada vez más insoportable, tal vez incluso para los demonios que ahí residían, puesto que en un momento dado ni siquiera se molestaron en aparecer, o tal vez era que ya habían hecho lo que debían, el grupo estaba agotado y deshidratado, para luego encontrarse algo de lo más raro que habían visto…
-¿¡Nieve!?- exclamaron todos al unísono, era sin duda lo más absurdo que habían visto hasta el momento, y sin embargo, les devolvió los ánimos como nunca, solo debían esperar a estuviera lo suficientemente cerca del suelo, y después mitigar su sed…
Pero para cuando todos ellos extendieron sus manos, y la nieve caía a centímetros de sus pieles, esta desapareció en el aire, sin que quedara ni un poco de vapor, trataron de alcanzar la nieve varias veces, y ante sus incrédulas miradas y secas gargantas siempre ocurría lo mismo.
-Ya no me gusta esto…-suspiró Keidis.
-Debe ser otra ilusión-sugirió Jinn con desgana.
-No…-replicó Karen-no se como explicarlo, pero estoy segura de que es real-
Arnes miraba al cielo, del que inexplicablemente seguía cayendo nieve, era una trampa que a cualquier persona normal le habría privado del juicio, el espectáculo era muy bello, como una rosa que alguien toma y descubre muy tarde que tiene espinas, su única opción era seguir adelante y aguantar la sed.
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.