Capitulo 30: Supervivencia (Actualizado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 30: Supervivencia (Actualizado)

Mensaje por Jinn de helios el Mar Jul 14, 2009 8:02 pm

El primero en atacar fue Jinn, pero Alice lo bloqueó fácilmente con su escudo, el chico sonrió para si mismo cuando transformó su espada en una cadena, tratando de arrebatarle la protección a su oponente, pero ella se libró de la cadena y atacó con su katana, rozando el costado del chico, para luego darle una patada que lo lanzara de regreso a la pared…
“Diablos… no podemos pelear en estas condiciones…”pensó Jinn, sintiendo el dolor en su brazo lastimado y en sus golpeadas costillas, sencillamente no era posible ganar así…
-Yo los mataré…-declaró Alice, dando giros a su katana con los dedos-En el nombre de mi señor Lucifer…-
-¡Eso lo veremos!-gritó Keidis, atacando con su espada, Alice lo repelió, solo para que este disparara con velocidad, sin embargo, ella evitó la bala con su escudo, Karen se acercó, lanzando su masiva espada contra Alice, pero su escudo resistió el golpe con un ruido metálico, la katana de la chica demonio se movió rápidamente e hizo un rasguño en la armadura azul de Karen, Arnes corrió velozmente, lanzando relampagueantes ataques con sus katanas, pero ella evadió cada golpe, ella usó su escudo para arrinconar a Arnes contra la pared, preparando su katana…
-¡Llamas de Fénix!-Jinn disparó una gran llamarada sobre su oponente, quien evadió rápidamente, dejando a Arnes en el curso del ataque…
-¡Espejo Infernal!-Arnes absorbió las intensas llamas, se preparó y agitó las espadas, redirigiendo las llamas con mucha más intensidad sobre la sorprendida Alice…
Pero cuando las llamas se disiparon, Alice seguía sin un rasguño, envuelta en sus alas y con su escudo levantado sobre su cabeza, una extraña aura formaba un domo alrededor de ella, que seguramente la había protegido del ataque, cosa que no pasó desapercibida para Karen…
-¡Maldición!-masculló Arnes, mientras Alice se levantaba, Jinn sentía su energía a poco de desaparecer, las cosas empeoraron cuando la chica se decidió a usar una de sus grandes habilidades…
-Paraíso Perdido…-El grupo entero pudo sentirlo… un terrible dolor que se extendía por toda su piel con velocidad, tan terrible como miles de cuchillas clavándose en sus carnes, todos soltaron sus armas y cayeron al suelo, presas del terrible dolor…
Pero Alice no las tenía todas con ella, ya que en un momento dado, Feline apareció y rápidamente pateó a Alice en el estómago, rompiendo su concentración…
-Cuanto lo siento…-dijo Feline con talante descuidado-pero no me agradan los hipnotistas…-
-¿Cómo venciste mi técnica?-preguntó Alice, levantándose y tomando su escudo…
-¡Ja! Los trucos de magia son para los niños…-dijo Feline, mirando al grupo que apenas se levantaba después del ataque-Para ser un verdadero guerrero, tienes que aprender a vivir con el dolor…-
-Eso no te salvará, traidor-respondió Alice, antes de volver a atacar a Feline, pero este se movió a un lado y preparó su puño…
-¡Golpe de Tigre!-Feline lanzó su puño contra Alice, quien levantó su escudo con la intención de bloquear, sin embargo, el puño del guardián se detuvo a centímetros de este, y aún así la repelió contra la pared, ella saltó, usando la pared como trampolín, y regresó al ataque, pero solo para que Feline la esquivara, pensando en una manera de ganar…
-Te gustan los trucos de magia ¿eh?-dijo Feline, sonriendo-veamos si esto te gusta…-
La sorpresa golpeó a todos cuando Feline comenzó a emitir un sonido que uno no esperaría de ese demonio… un ronroneo. Y más sorprendente aún, Alice se detuvo en el acto, mirando a Feline de una manera muy curiosa, ella no soltaba sus armas, pero tampoco parecía querer volver a atacar…
-¿Qué le hiciste…?-preguntó Jinn, acercándose con el resto del grupo a Alice, quien seguía mirando a Feline como si fuera un gatito inofensivo…
-Solo un pequeño truco de hipnotismo… nos dará ventaja…-dijo Feline, guardando su espada…
-¡Ya la tengo!-exclamó Keidis, mientras se lanzaba a inmovilizar a Alice…
-¡No lo hagas!-gritó Feline, pero ya era tarde, Alice reaccionó y esquivó a Keidis, al verse rodeada por todo el grupo, ella extendió las alas y emprendió la retirada con velocidad…
-¡Que estúpido eres!-le gritó Feline a Keidis-¡La técnica solo funciona conmigo!-
-¡¿Cómo se suponía que lo supiera?!-
-Ya no importa… dijo Feline, con tono molesto-ha escapado…-
-Lo que tenemos que hacer ahora es regresar al mundo humano…-planteó Arnes, mirando alrededor…
Feline se volteó a una puerta en especifico, extendió su mano a ella y esta se abrió de manera estrepitosa-esta puerta es un acceso universal al mundo humano, solo piensen el lugar al que quieren ir, y entren…-
Los cuatro se acercaron a la puerta, viendo el largo viaje al fin terminar, aunque no habían encontrado exactamente lo que buscaban, no se iban con las manos vacías, entre sus experiencias, nuevas armas y habilidades, todos habían encontrado algo más en sus vidas…
-Al fin lo logramos…- dijo Jinn.
-No exactamente…-respondió Arnes, con una mano en su pecho lastimado…
-Ya era hora… me estaba cansando… solo un poco…-dijo Keidis, con aire de superioridad…
-¿Estarán bien…?-preguntó Karen-Me refiero a ti, Meldak y… Kaim…-
La mente de Karen se revolvió seriamente al pensar en el elegante guardián de la sexta puerta… ¿Era posible…?
-Lucifer no puede intervenir directamente-dijo Feline, guiñando un ojo-así que no puede matarnos si decidimos ayudarles…-
-Pero va a lastimarlos…-observó Karen, con cierta tristeza…
-Quizás… pero podemos soportarlo…-dijo Feline, tratando de que no pensaran en eso-tienen que irse…-
Los cuatro se despidieron del guardián de las trece puertas, quien los miró con cierta esperanza mientras se iban, lo siguiente sería duro, pero valdría la pena…
Mientras tanto, en alguna parte de las profundidades del infierno, una figura oscura sentada en un trono escuchaba con hastío lo que su sirviente tenía que decir…
-¡Es imperdonable!-rugió Lucifer, golpeando con su puño el brazo de la silla…-¡Se suponía que ibas a matarlos!-
-Lo siento, señor Lucifer…-dijo Alice Carline, arrodillada frente a su amo-me rodearon de repente… no tuve opción…-
Lucifer gruñó fastidiado, pensando en que hacer para deshacerse de aquellos que lo humillaron, entrando y saliendo de sus dominios sin pagar las consecuencias. La idea era demasiado molesta para el rey de los demonios, aún cuando sabía que los había retrasado bastante con la destrucción del Ojo del Infierno…
-Y además de todo, tengo que lidiar con los guardianes que me han traicionado…-dijo con enojo…
-Puedo hacerlo yo…-planteó Alice, tratando de disminuir la furia de su amo…
-Nada de eso, yo me encargaré de castigarlos personalmente…-
-Entonces déjeme ir y matar a esos desgraciados que tanto le molestan, señor Lucifer-siguió Alice…
-Te estás precipitando…-dijo Lucifer, con tono siseante…-por ahora necesito a todos mis demonios aquí-
-Pero…-
-No quiero oír nada más de eso, Alice, estamos muy cerca de la victoria como para pensar en escoria como ellos…-espetó Lucifer, levantándose de su trono-Pero al final sufrirán de una muy lamentable muerte… prepárate…-
-Sí, mi señor-Lucifer comenzó a caminar fuera de la sala, mientras Alice se levantaba y pensaba. Estos pensamientos eran distintos a los que sus acciones reflejaban, eran de frustración, arrepentimiento y tristeza… la mente de una prisionera…
El viaje fue tan largo, que cuando Arnes despertó, con la lluvia mojándole la cara desde el cielo nocturno, se sorprendió de seguir con vida, miró alrededor, y tuvo cierto aire de ironía al ver que estaba en el mismo parque de cuando llegó por primera vez al mundo humano… su subconsciente debió haber elegido el lugar por él, lo cual agradecía, ya que en este momento, su mente ni siquiera podía coordinar el hecho de caminar…
Aún así, se levantó con trabajos, y comenzó a avanzar hacia su apartamento, convenientemente cercano, para tomar las llaves de su auto, e ir a algún hospital. Sus heridas ya no sangraban, pero eran graves y dolorosas, así que tenía que atenderlas lo antes posible…
Pero cuando estaba en medio de la desolada calle, pensando en cuanto tiempo era que había estado en su lugar de origen, cuando miró a su derecha, y se quedó algo desconcertado con la visión… se acercó un poco, caminando con lentitud, casi como no queriendo llegar, pero lo hizo, y la sorpresa se reflejó en sus ojos, junto con todo aquello que veía…
Ella se despertó sobresaltada, mirando alrededor como esperando que algo saltara a atacarla, su respiración era agitada, haciendo que su pecho subiera y bajara como las olas en la playa, sus ojos de un inusual pero bello color anaranjado brillaban con cierta emoción, a causa de lo que había visto, pero luego se calmó, y se dio cuenta de que estaba en donde siempre. Su cuarto, su pesadilla personal…
Aún así, sentía que algo había pasado, y se vio obligada a decírselo en voz alta…-¿Ha sido un sueño?


Última edición por jinn de helios el Vie Ago 28, 2009 10:09 pm, editado 1 vez (Razón : Actualización)
avatar
Jinn de helios

Cantidad de envíos : 59
Fecha de inscripción : 22/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.